Culpa de la tercera persona: El amante o la amante 👄

Cualquier infidelidad es injusta, y crea una situación de pérdida de confianza y dolor en la pareja, pero, ¿qué ocurre con la tercera persona?.

El amante o la amante es una figura en la que tendemos a no detenernos tanto, pero realmente es la que propicia la infidelidad, debiendo separar los casos en los que la relación sentimental o sexual se realiza sin saber que la otra parte tenia pareja, y en los casos en los que si se conocía por las propias manifestaciones del infiel o la infiel, o se podía sobre entender de la situación.

Pues bien, en el primer caso, en el que el amante o la amante desconoce que el infiel o la infiel tiene pareja, su comportamiento es perfectamente adecuado-

Pero, ¿y en el caso en el que lo sabe?.

A su vez, nosotros diferenciamos el caso en el que simplemente se tiene una relación sin más, caso en el que la persona que actúa mal es la infiel y no la amante; pero en el caso en el que la persona amante es la que provoca o propicia la relación, y el infiel accede a su propuesta, verdaderamente hay una mala intención por parte de la amante, de buscar algo con una persona que conoce que está comprometida, y precisamente es ahí, donde sin quitar responsabilidad ni culpa de la persona infiel, el amante o la amante es aún peor que el infiel.

Amante que rompe pareja y matrimonio 💔

En estos casos la persona amante pudiendo tener la relación libre que quisiera, opta por tenerla precisamente con la persona con la que no debe; en el caso de que se trate de un amor platónico, se podría intimar e ir cogiendo confianza, hasta el momento en el que la persona comprometida, en su caso, decidiera valientemente dejar a su pareja, para apostar por un nuevo amor; pues de hecho.

Las personas que se meten en medio de una relación pretendiendo quedarse con el infiel o la infiel, en muchos casos son dejados o dejadas en el futuro por repetirse la misma situación por meterse por medio otra nueva persona, ¿de quien seria la responsabilidad en ese caso?, desde nuestro punto de vista, vuelve a producirse la misma situación, con las mismas premisas y conclusiones.

cuidar el corazon en un divorcio

El consejo, una vez más es hacer bien las cosas para no recibir aquello que injustamente nosotros hemos dado, pues como se suele decir, se suele recoger lo que se sembró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.