La primavera la sangre altera 💕

Según estudios y hasta nuestra propia experiencia, los divorcios causados por infidelidad se producen principalmente en primavera haciendo verdad el dicho de “la primavera la sangre altera”.

¿Qué factores inciden en está tendencia?, desde nuestro modesto punto de vista las siguientes:

  • El mejor tiempo incentiva a las personas a alternar, salir mas, tomar algo con los amigos, tener mas ganas de hacer deporte al aire libre, viajar… etc.
  • Se potencia la apetencia sexual por naturaleza.
  • Se acaba de pasar una etapa invernal en la que la sensación es de mayor encerramiento y tristeza al tener el día menos horas de luz.
  • Los hombres y mujeres visten con menos ropa, provocando algunos deseos que tal vez en invierno se habían despertado.
Divorcios en primavera por infidelidad de mi mujer o marido
Primavera y divorcio

No hay una etapa del año  en la que se produzcan infidelidades de manera automática, se producen en todo el año, de hecho las circunstancias personales de cada personas son las que suponen evidentemente el primer factor (la casualidad de conocer al amante, la discusión con nuestra pareja marido o mujer.. etc).

Necesidades personales y sexuales:

Las personas necesitamos desarrollar todas las facetas de nuestra vida, y tal vez en primavera es cuando nos atrevemos a realizar lo que llevamos todo el año demorando, tenemos esas ganas de divertirnos, de sentir, de probar, de jugar… etc.

No somos máquinas sino personas con sentimientos, y por ello tal vez en primavera tenemos mayor predisposición a sentir, experimentar y atrevernos.

Incidencia de la primavera en las relaciones de infidelidad y separaciones matrimoniales
Divorciarme en primavera

Ser infiel sólo es el reflejo de un problema interno de pareja.

No está bien gestionada una infidelidad constante matrimonio siempre y cuando no se haya comunicado a nuestra pareja que no deseamos seguir teniendo relaciones con él o con ella.

Aún en el caso de que se trate de un matrimonio “normal” cada persona sabe lo que quiere y necesita, lo que recibe en pareja y lo que está dispuesto a aguantar.

Algunas palabras pueden ser desde nuestro punto de vista peor que una infidelidad, pues supone una mayor pérdida de confianza.

No toda infidelidad tiene una connotación negativa, pues en muchos casos la confianza no se pierde por amar a otra persona, amar es maravilloso, y la infidelidad sólo es la punta del ideberg, la consecuencia de otros problemas que si suponen en machos casos la pérdida de la relación de pareja y confianza.

No defendemos la infidelidad en matrimonios felices, pero si la entendemos en matrimonios con graves problemas, en muchos casos con la infidelidad se destapan los problemas reales y se pueden poner soluciones, ya sea el divorcio o la reconciliación enfocando la relación de otra manera.

No es que en primavera haya que estar preocupados por si nuestras sospechas de infidelidad de nuestra pareja se llegan a realizar, hay que ocuparse todo el año de querer como queremos y como nuestra pareja quiere que le queramos en todo lo que nos sea posible, eso es el amor.

Si no es la situación, la infidelidad es relativa, pues ser infiel necesita tener una relación de confianza y amor, tal vez en estos casos ni tan siquiera la tenemos, sólo de cara “a la galería”, por los prejuicios sociales que impiden que hagamos la vida que realmente queremos vivir.

La culpa no la tiene el amante, no la tiene la primavera, la tienen los dos miembros de la pareja que no han sabido mantener vivo su amor con la intensidad, deseo, cariño y sinceridad suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.