Derecho a rechazar el divorcio por abandono de hogar

Rechazar divorcio en los casos de abandono de hogar
Rechazar divorcio
Abandono de hogar e infidelidad matrimonial derecho a rechazar el divorcio
Abandono de hogar

En España se ha producido un procedimiento progresivo de evolución social y legal en lo que respecta al derecho matrimonial y el abandono de hogar. Si bien es cierto que tradicionalmente el marido o mujer que no dormía en el domicilio familiar, cometía adulterio o cualquier tipo de infidelidad estaba realizando un hecho susceptible de denuncia y responsabilidad penal y consecuencias civiles, en la actualidad es una cuestión indiferente. Desde el año 2005 en el que se instauró la normativa denominada popularmente como de “divorcio express”, no existe obligación real de cumplir con la fidelidad matrimonial y cada persona puede disponer libremente de su vida y su cuerpo para tener relaciones sentimentales y sexuales con quien considere oportuno sin ningún tipo de consecuencia legal, eso si, normalmente supondrá la consecuencia de la vida real de que su matrimonio acabe en separación o divorcio por la insostenibilidad del mismo.

Explicado lo anterior, se entiende que cualquier persona de nuestro entorno nos pueda hablar sobre el abandono de hogar, como si fuera una figura aplicable respecto de la cual se derivaran derechos, obligaciones o consecuencias legales. Pues bien, como hemos indicado no existe en la actualidad, y es por ello que no tendrá incidencia en cuanto a la petición de aceptación o derecho a rechazar la propuesta de divorcio de nuestra pareja, Desde nuestro bufete tratamos de enfocar el derecho de familia desde la normalidad, la situación que se produce cuando uno o los dos miembros del matrimonio no quieren mantenerlo, ofreciendo soluciones positivas, en ningún caso enfocándolo desde la culpabilidad de los actos de uno de los esposos, pues es libre de hacer lo que considere oportuno, es la persona elegida para un proyecto de vida matrimonial, y debemos de entender que no tiene garantías, a veces sale bien, y otras no, y en este segundo caso tenemos que tener mecanismos para que ambos puedan continuar con las respectivas vidas de la manera menos destructiva posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.