Problemas con drogas y alcohol 💊🍸

En una pareja si alguno de los miembros tiene problemas con el alcohol o las drogas la relación sentimental está en peligro.

El consumo de alcohol y drogas más aún cuando sobrepasa cierto límite de dependencia y se pierde el control supera a la persona y más aun al proyecto sentimental del que forma parte.

Divorcio por drogas

No debemos de engañarnos, en España el consumo de alcohol es algo perfectamente aceptado y se justifica cualquier tipo de abuso esporádico. El problema es cuando se convierte en una necesidad que supera la voluntad de las personas. El problema está en la adicción.

Las drogas afortunadamente no tienen la misma aceptación social. En cambio si que existe un consumo desmedido y peligroso que evidencia que aunque con menos aceptación el consumo es desproporcionado. Además, cada vez más jóvenes y cada vez con drogas de diseño más atractivas y accesibles a determinados consumidores.

Una relación de pareja y más aún si han decidido dar el paso de contraer matrimonio y/o compromisos patrimoniales o paternofiliales está en peligro por la inestabilidad y conflictos que genera la droga y alcohol.

Matrimonio y parejas con hijos:

Cuando unos padres tienen problemas con el alcohol y las drogas no sólo corre peligro su relación sino además el bienestar de sus hijos.

Cuanto más pequeños los niños más vulnerables.

Cada caso es un mondo, pero en el consumo está aparejado el peligro.

Un gravísimo problema es el hecho de que un progenitor tendrá derecho a estar en compañía de los hijos bajo su responsabilidad y exista la sospecha de que consuma o pueda consumir drogas.

El tener un hijo con una persona es una verdadera responsabilidad.

En los casos en los que se considere que existe un verdadero peligro potencial se debe de pedir medidas que puedan confirmar el consumo o no de sustancias, aunque hemos de reconocer que en España no existen los medios que cabría esperar.

Los recursos son limitados pero la prioridad es utilizarlos en defensa, salvaguarda y protección de los hijos comunes.

Cuando evidentemente el peligro es por parte de ambos progenitores, que se pueden ver superados por la adicción o ser irresponsables, cualquier familiar o mero conocedor debe de poner la situación ej conocimiento de los servicios sociales para que se tomen las medidas adecuadas.

Si unos padres no están en condiciones de atender y cuidar de sus hijos, lo mejor para ellos aunque sea duro, es que se les aleje de los mismos.

Bienes y deudas:

En los casos en los que los cónyuges han concertado la titularidad de bienes patrimoniales y de deudas pecuniarias deben de responsabilizarse de las mismas.

Pisos, casas y locales, vehículos, deudas de todo tipo como son créditos personales, hipotecas.. etc.

Si por desgracia la otra parte no atiende diligentemente a las mismas siempre cabrá el procedimiento de reclamación judicial oportuno, pero en primer término lo mejor será le mediación extrajudicial.

De no ser posible habrá que ver si merece la pena la reclamación y para el caso de que sí sea procedente se debe de presentar con la mayor celeridad y contundencia.

En nuestro despacho de abogados somos expertos en la materia y podemos intentar ayudarles y atenderles.

El problema de una persona que consume drogas o alcohol se puede controlar pero lo más importante es que por parte de esa persona se acepte el problema y se quiera solucionar con o sin ayuda. Esto último suele ser lo más complicado.

No solo es un problema el divorcio por drogas y alcohol sino que además es un peligro para las persona que lo consume y los que le rodean.

Problemas con hijos y con propiedades y deudas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *