Mi ex se ha convertido en mi gran enemigo y no puedo mas

Amigos juntos y enemigos separados 😖

Muchos matrimonios muestran una aparente relación de amor y amistad idílica durante la relación pero una vez llegados a la separación se vuelven verdaderos enemigos máximos.

Mi ex se ha convertido en mi gran enemigo y no puedo mas
Amigos durante el matrimonio enemigos después del divorcio

¿Esto es normal?.

No, no es normal pero por desgracia sí que es frecuente.

¿Cómo lo sabemos?, por la experiencia de divorciar a matrimonios durante más de 10 años intentando que se tramiten de una manera amistosa.

Pude ser que usted este leyendo esto desde la distancia pensando que a usted no le pueda pasar, o precisamente por estar pasando en sus propias carnes o en las de alguno de sus seres queridos.

Ese odio incontrolable es inherente al ser humano, en cambio por la personalidad de algunas personas brota constantemente en el día a día, en otras nunca, y en la mayoría de los casos sólo sale cuando se produce alguna situación que lo provoca.

Estas situaciones son límites del aguante emocional de una persona que hace saltar el resorte que controla todas las normal sociales que por educación deberíamos de poder controlar.

¿Tanto cambia a las personas un divorcio?

Pequeño paso del amor al odio
Del amor al odio

Cuando todo va bien las relaciones fluyen, en cambio cuando la relación se complica sale lo peor de cada persona y en los casos emocionales de divorcio, mas aún.

Pasa en las mejores familias, empresas y en general en todo tipo de relaciones personales.

En cambio parece que nos acostumbramos tanto a vivir con una persona que parece que nuestra vida debe de ser con ella y cuando la relación termina nos bloqueamos y nos sentimos perdidos.

Nos invaden los nervios, los miedos y las frustraciones.

En esos momentos frutos de la perdida del control de la situación tendemos a demostrar lo peor de nosotros.

Muchas cosas que se han compartido en el seno de una relación de confianza luego pueden ser utilizadas en el divorcio o con posterioridad con terceras personas.

Es horrible la sensación de pensar que debemos de vivir con prudencia de no abrirnos a los demás y vivir con una coraza por si acaso el día de mañana dejamos la relación y nos traiciona la persona que ahora tanto queremos y en la que tanto confiamos.

Firmar la paz:

En una guerra sin cuartel debemos de ser inteligentes.

Cuando lo que está en juego es nuestro matrimonio y todos los lazos que hemos estrechado con un nuestra pareja, tenemos que medir muy bien nuestros actos y nuestras palabras.

Se repite mucho el enfrentamiento sin sentido.

Los dos cónyuges se enfrentan de manera irracional sin saber realmente la razón, simplemente dejándose llevar por la irracionalidad de la ruptura.

Por todo ello, lo mejor sin ninguna duda será si no es salvable el matrimonio esforzarse por conseguir un divorcio de mutuo acuerdo.

En otras parlabas firmar la paz en la forma de convenio regulador.

De esta manera no se será amigo y amante como cuando existía la relación de matrimonio pero tampoco enemigo como podría pasar si nos dejáramos llevar por lo peor de nosotros mismos.

Se puede firmar la paz y se puede cambiar la vida de ambos demostrando que se era merecedor o merecedora de la confianza brindada.

Dejarnos llevar por los celos, la envidia, la inquina, la maldad… etc, sólo nos provocará perjuicios a nosotros y a los demás.

Ahórratelos y todo será más fácil. La vida no es una guerra ni es tan larga como para sembrar enemigos por el camino.

La vida es única y maravillosa y debemos de aprender de cada paso para ser mejores y no retroceder en todo lo que ya habíamos afianzado.

Termina una relación pero empieza otra etapa que depende de ti que sea como quieres o que te sigas quejando de lo mal que te trata la vida sin detenerte en como tratas tu a los demás.

Normalmente todo son reacciones de personas que no saben controlar la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *